sábado, 2 de diciembre de 2017

¿SON POSIBLES LOS MILAGROS ?

¿Existe dios ? Según mi educación cartesiana y hasta cierto punto científica , antes de contestar a esa pregunta diría que hay que definir primero los términos ; decir qué es o podría ser dios . Y no dejarnos llevar por esa costumbre de la filosofía de ponerse a especular sobre "las realidades" sin acotar previamente los conceptos con los que se juega ; como por ejemplo ocurre con el fabuloso filósofo Martín Heidegger , que pasa una vida hablando del Ser , sin llegar nunca a definir al Ser . 

El filósofo de la posmodernidad Jean Francois Lyotard , en un arrebato con reminiscencias ciertamente románticas , decreta el fín de los discursos únicos . Ya no sirve una sola aproximación , una sola ideología , una sola "narrativa" para explicar la realidad ; es necesario un acercamiento caleidoscópico , multifactorial , ecléctico y "sacrílego" a la hora de expresar lo que sucede . Esta ola de relativización de las ideologías algunos la navegan con muy distinta intencionalidad ; como el pensador del neoliberalismo Fukuyama que proclama el fin de la historia , el fin de las ideologías , el fin de la lucha de clases , para dar paso a una época de paz y conveniencia social en la que sólo haya una ideología , el capitalismo neoliberal , y ya no exista más la clase social proletaria , sino sólo consumidores satisfechos con los múltiples productos y entretenimientos que les ofrece "el sistema" . 

Ese intento de liberación de Lyotard al encadenamiento de las explicaciones monofactoriales , lo convierte Fukuyama en una trampa para matar los factores indeseados y ponernos bajo la influencia un sólo factor , la tiranía de los hechos consumados del capitalismo . Al igual que le ocurrió a otros grandes pensadores , el "profeta" Lyotard fue tergiversado , para acabar alimentando algo que no le hubiera gustado , el pensamiento único . Pareciera como si el humano no pudiera sobrevivir sin un único dios , bien sea Yahvé , la ciencia , la tecnología , el "progreso" o el consumo . El saludable escepticismo de Lyotard y la posmodernidad se convirtió en el descreímiento por parte de la generalidad de la población . Ya no se cree en salvadores , ni en utopías , no se cree en ideologías "redentoras", sólo se cree en el sálvese quien pueda y el aquí y ahora yo y nadie más que yo . 

La mezquindad en la que se ha instalado la sociedad tras la posmodernidad tiene su contraparte en la composición de lugar del ciudadano medio . Si la "lógica" del capitalismo se impone en la esfera económica , en el ámbito intelectual impera una pequeña lógica al servicio de un modelo positivista , del que una ciencia reduccionista se convierte en representante a veces muy útil para los intereses "del mercado" . Ese pequeño orgullo del ciudadano medio puede abjurar de dios , y afirmar su poder en el dinero , la ciencia y la tecnología ; que prometen solucionar todos los problemas , incluso ser el pasaporte para superar las barreras de la muerte .  

¿Qué hay de los milagros ? ¿Existen los milagros en un mundo de materia tangible donde los fenómenos se rigen por una lógica y unas leyes bien establecidas y conocidas ? Ciertamente no . Algunos sin embargo afirman que los milagros existen , que son posibles . Para afirmar la posibilidad de los milagros , no cabe sino aceptar el desconocimiento acerca de los múltiples factores que configuran la realidad . Para creer en los milagros es necesario asumir la influencia de factores ocultos en el devenir de los sucesos . No se trata tan sólo de que la realidad no sea más que experiencia subjetiva y sólo subjetiva , aunque a veces consensuada , sino que como dirían los antiguos hinduistas la realidad es un espejismo , o como dirían pensadores más modernos la realidad es un holograma , una matrix en la que todos interactuamos . 

La creencia en la posibilidad de limitar la realidad a una sóla explicación se resquebraja . La ciencia de la física cuántica equipara la materia y la energía e incluso mediante experimentos como el de la doble rejilla anula la separación entre fenómeno y observador. Aquello que ocurre "ahí fuera" no sólo lo experimento subjetivamente sino que está condicionado por mi sola presencia como observador . Desde la especulación cosmológica tenemos una narración de carácter mitológico sobre nuestro Universo , pero sin un origen y un final ; ni se propone qué ocurrió antes del Big bang ni se sabe que pasará con este universo cuya materia sufre una expansión acelerada . El avance en el conocimiento teórico plantea nuevos interrogantes y la posibilidad de nuevos factores ocultos o explicaciones "alternativas". El concepto multiverso , se suma a las ideas de holograma , matrix , para tratar de encajar algunos sucesos que no concuerdan con las explicaciones convencionales de "la ciencia". La ciencia ficción viene a aportar su visión a esta "paradójica realidad" con películas como Nivel 13, Dark city o Matrix dónde la experiencia en este mundo material está producida por una máquina de computación . Esta "realidad" no es más que una realidad virtual que los que estamos dentro experimentamos como verdad del mismo modo que cuando soñamos creemos que aquello que experimentamos sucede realmente . Si en el sueño el engaño lo hace nuestra mente , en la vigilia el artificio procede de esa entidad rectora (dios , campo cuántico , inteligencia universal ... ) que colabora en la recreación de nuestra experiencia subjetiva .   

Si nuestra "realidad" no es real . Si nuestra realidad es virtual , sujeta a distintas leyes de las pocas conocidas y asumidas por nosotros , si lo que experimentamos obedece a una matrix , un holograma , una "apariencia" -maya- , que a veces experimentamos pasivamente pero en la que otras somos cocreadores según nuestro estado mental ; entonces tienen cabida los factores ocultos , las explicaciones alternativas , los universos paralelos que se desdoblan sólo un segundo para nosotros en este mundo de materia-energía mágica y misteriosa .  


No hay comentarios:

Publicar un comentario